top of page
Buscar
  • psicoterapiasomatica

Hacernos madres de nosotras mismas

“El apoyo precede el movimiento”


Todos los niños, en el centro de su ser, necesitan tener un apego con alguien que les considere especiales y que se comprometa a proporcionarles cuidado continuo.

Esta figura de apego será un lugar seguro para esta bebe y/o niña.

Sensible para responder de forma adecuada a las necesidades y validar todas las emociones y sensaciones de la niña.

Esta figura de apego juega un rol escencial en la maduración de la mente y el cuerpo del bebé. El ambiente social temprano, mediado por el cuidador primario, influencia directamente el cableado final de los circuitos del cerebro del bebe que son responsables de las capacidades, para el futuro abordaje social y emocional del individuo.

Nacemos con un temperamento nato (genético) como si fuésemos una semilla, y a lo largo de nuestras primeras experiencias de vida vamos formando nuestra idea del Yo, nuestra manera de ser y nos adaptamos para que nos acepten, para sentirnos amados.

Todas esas experiencias emocionales intensas que no hemos podido integrar, están congeladas en nuestro inconsciente y controlan nuestra vida actual.

Acceder a nuestra niña interior nos da la posibilidad de ayudarla-ayudarnos a integrar esas experiencias, esas emociones congeladas, esa actitud adaptativa que en su momento nos ayudo a sobrevivir, pero que hoy en día es una “ carga”.


Podemos cargar en nuestro interior con varias actitudes adaptativas como, ser la niña buena, o sentirnos víctimas, o no parar de trabajar y sobre-exigirnos, comer en exceso, beber en exceso, no sentir, ser muy mentales, o sentirnos muy vulnerables, ser muy violentos, impulsivos, etc.

Ser madre de nosotras mismas, es una propuesta que invita a desarrollar esa figura de apego que necesitamos, desarrollar una consciencia dual para sentir nuestra parte adulta y la parte niña. Nuestra parte adulta será esa figura que nos acompañará para estar a nuestro lado de manera incondicional; una presencia amorosa que nos acogerá para desplegar todo aquello que somos, todo ese potencial que llevamos dentro.

“ El apoyo precede el movimiento “. Si nos sentimos apoyadas por esta figura de apego, desarrollaremos el auto-apoyo, este espacio seguro, donde somos vistas y abrazadas incondicionalmente por nosotras mismas; todas estas emociones y creencias congeladas desde nuestra niñez pueden tener la oportunidad de transformación.

Nuestro inconsciente no reconoce el pasado o futuro, todo lo vive en el presente, por esa razón las experiencias del pasado aún nos acompañan ahora ( no han sido integradas).

Nuestro inconsciente no reconoce lo que imaginas al detalle o lo que ves con los ojos, si lo puedes sentir es real y es ahora.

Si logras conectar una parte de ti con esa figura de apego que acompaña a la niña interior , es decir a las dos en línea en tu pantalla mental y sensorial podemos apoyar muchísimo la transformación, al desarrollo personal, a tu Autoestima.


Nunca es tarde para vivir una infancia feliz.


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page